Cargando disponibilidad...

Ven y viaja

Ofertas de viajes y vacaciones    | ¿Necesitas Ayuda? Lu-Vi: 10-14h | 16-20h 902 023 299 / 913 270 804
Menu
Viajes Tunez
no dejes escapar las ofertas
o encuentra otros viajes a tu medida
BUSCAR

Ofertas de viajes a Tunez

Origen todos
Mes todos
  • Hammamet

    Playas de Túnez - Hammamet

    8 días / 7 noches de viaje
    Hammamet es el mar bordeado de azul y las inmensas playas de arena blanca; es el cielo azul, el sol, las palmeras y las olorosas huertas de naranjos, bergamotos y naranjos amargos. Son las flores de jazmín y de azahar. Es un bonito enclave turístico, con sus hoteles de lujo, sus discotecas, sus bares y sus restaurantes.
    Vuelos Directos  + Hotel + Traslados + Seguro


    Madrid y Barcelona De Septiembre a Octubre
    desde 418 €
    04/10/2015 Madrid Hotel Marina Palace
    + INFORMACIÓN
  • El Mouradi Palm Marina

    Playas de Túnez - Skanes / Monastir

    7 noches / 8 días de viaje
    Estancias en hoteles situados en  Monastir
    Vuelos+Hotel+Traslados+Asistencia de Guías+Seguro Viaje+Tasas Aeropuerto
    Vuelos Directos  + Hotel + Traslados + Seguro

    Madrid De Septiembre a Octubre
    desde 547 €
    04/10/2015 Madrid Houda Golf & Beach Club
    + INFORMACIÓN
  • El Mouradi Mahdia

    Playas de Tunez - Mahdia

    8 días / 7 noches de viaje
    Estancias  Mahdia; sus playas y la arquitectura tunecina forman parte de un impresionante paisaje mediterráneo
    Vuelos Directos  + Hotel + Traslados + Seguro

     

    Madrid y Barcelona De Septiembre a Octubre
    desde 559 €
    18/09/2015 Madrid Hotel El Mouradi Mahdia 5*-TI (Mahdia)
    + INFORMACIÓN

Guía Tunez

Mezquita de KairouanTozeurTúnezTúnezSáharaTozeurNeftaAnfiteatro Romano Djem

Túnez o Tunicia, cuyo nombre oficial es República Tunecina, es un país situado al norte de la costa mediterránea africana, cuya capital es Túnez. Es el país más pequeño del Magreb, ubicado entre las estribaciones orientales de la cordillera montañosa del Atlas y el mar Mediterráneo. Aproximadamente el 40% de esta nación está compuesta por el desierto del Sahara, mientras que el resto es suelo fértil y perfecto para la agricultura, además, tiene 1.300 km de costa. Limita con Argelia al oeste y Libia al sur y al este.

En el territorio del Túnez actual floreció la ciudad de Cartago, fundada en el siglo VIII adC por tirios, que expandió su influencia sobre Sicilia, Iberia y otras importantes zonas del mar Mediterráneo, hasta entonces controladas por Grecia. Fue conquistada por el Imperio Romano al ser derrotada en las Guerras Púnicas en el siglo II adC. Cartago fue destruida y la influencia cultural asiática y áfricana en la actual Túnez fue mermada por la influencia romana.

En el 1159, los Almohades dominaron la región, siendo expulsados en el siglo XIII por los hafsíes, que gobernaron Ifriqiya. Allí se refugió y murió Luis IX de Francia, cuando iba de camino a las cruzadas. A inicios del siglo XVI, España logró controlar algunas ciudades costeras, que fueron perdidas rápidamente ante el Imperio Otomano, que gobernó Ifriqiya desde 1574. Los gobernantes turcos, los Beys, obtuvieron un grado de independencia respecto a Turquía.

En el siglo XIX los Beys solicitaron grandes sumas de dinero como préstamo a Francia, que empezó a contemplar la colonización de Túnez. El 12 de mayo de 1881, Francia declaró a Túnez un protectorado, después de un acuerdo donde permitió la ocupación británica de Chipre, no obstante, mucho antes de esa fecha el gobierno bey tunecino había perdido su autonomía.

Durante la Segunda Guerra Mundial, Túnez fue una de las colonias francesas leales al régimen pro-alemán de Vichy, y tropas alemanas se atrincheraron en su territorio, siendo atrapadas. Túnez continuaría bajo el control colonial de Francia después de la guerra y alcanzaría su independencia en 1956.

Túnez se encuentra en el norte de África, entre el Mar Mediterráneo y el Desierto del Sahara, y entre Argelia y Libia. Gran parte de su territorio es semiárido y desértico. En el norte, hay montañas y el clima es templado, con inviernos suaves y lluviosos y veranos calurosos y secos. El rango de temperaturas en el norte oscila entre 34º y 6ºC. En el sur, hay desiertos que se extienden hasta el Sahara. No obstante, a pesar de su áridez en el sur, en el norte existen bosques de pinos en el noroeste y prados, ideales para el ganado, en el noreste, así como huertos y viñas a lo largo de la costa oriental.

Solamente el 19% de la tierra es cultivable, aunque el 13% de la misma es irrigada (est. 1993).

El punto más alto de Túnez es el monte Jebel Chambi, al norte de la ciudad de Kasserine, y posee 1.544 msnm. La superficie del monte está cubierta de pinos.

Túnez posee 965 km de fronteras con Algeria y 459 km de fronteras con Libia. Además, posee una línea costera de 1.148 km de longitud, no obstante, su litoral está plagado de pequeñas islas. Entre Sicilia y Túnez existe una distancia de sólo 130 km.

Los elefantes, inmortalizados por Aníbal al usarlos en sus batallas, se han extinguido en Túnez. Los leones también desaparecieron hace siglos, utilizados por los romanos en sus espectáculos. Los colonos franceses casi llevaron a la extinción al ciervo de Berbería y algunas especies de gacelas. En el norte pueden encontrarse en los bosques jabalíes, mangostas, puerco espines y jinetas. Las avestruces, cabras salvajes y antílopes son protegidos en el Parque Nacional de Bou Hedma. En el desierto se puede encontrar al escurridizo fenec, así como escorpiones y víboras cornudas. Una especia de Varano también habita el desierto. El Parque Nacional del Ichkeul es un refugio de vida silvestre cercano a la capital, donde habitan aves acuáticas. Las aves migratorias, halcones, cigüeñas y águilas, llegan en primavera y otoño.

Culturalmente los tunecinos constituyen una nación bastante liberal. A lo largo de su historia han sido frecuentes los intercambios culturales con el resto de los pueblos mediterráneos. Es un país mayoritariamente musulmán. Existen pequeñas minorías judías y católicas. Recientemente la poligamia fue ilegalizada y también el divorcio por repudio. También se prohibió el matrimonio a las mujeres menores de 17 años, y se les otorgó el derecho a rechazar un compromiso.

Túnez tiene una economía diversa, donde los sectores de mayor importancia son la agricultura, minería, energía, turismo, petróleo y empresas manufacturadoras. Mientras que permanece el peso del control gubernamental sobre los temas económicos, se ha ido reduciendo paulatinamente con un crecimiento de la privatización, una simplificación de la estructura en los impuestos, y un enfoque más adecuado sobre la deuda. El crecimiento real promedió 5.0% en la década de 1990, y la inflación siguió desacelerando para 2006. El incremento en el comercio y en el turismo han sido los elementos claves para el estable crecimiento económico. La asociación entre Túnez y la Unión Europea, la primera entre la UE y un país mediterráneo, entró en marcha el 1 de marzo de 1998. Bajo este acuerdo, Túnez aceptó facilitar el comercio con los Estados Unidos en la década de 2000. Mayor privatización, y liberación del código de inversiones para atraer inversiones extranjeras, y desarrollo en la eficiencia del gobierno son los retos para el futuro de Túnez. De acuerdo con el British Philip's university atlas del 2000, Túnez posee una reserva de fosfato en la parte central del país.

Los tunecinos actuales son descendientes de los indígenas bereber y de los numerosos pueblos y civilizaciones que han invadido, migrado y han sido asimilados en la población a través de los milenios, entre los que se cuentan los fenicios, romanos y vándalos. Al ser un protectorado de Francia desde 1881 hasta su independencia en 1956, conserva fuertes vínculos políticos, económicos y culturales con ese país. Según las estimaciones al año 2003, Túnez pose 10.102.000 habitantes, una tasa de crecimiento poblacional de 1,09% y una expectativa de vida al nacer de 74,4 años. La mayor parte de población (98%) es musulmana. El grupo étnico dominante es árabe (98%), mientras que los europeos y judíos conforman el 2% restante. El idioma oficial es el árabe, aunque el francés tiene una gran importancia en el ámbito comercial. La tasa de personas con el francés como segunda lengua es muy elevado, no sólo por el pasado colonial, sino porque se continúa enseñando en las escuelas.