Marruecos Circuito Descubre Marruecos
1 Escoge fecha y hotel
2 Servicios extra
3 Datos
4 Confirmación

Detalles del viaje

7 noches / 8 días de viaje
4 noches en Marrakech + 2 noches en  Fez + 1 noche en Casablanca
Super Oferta
Durate este viaje conoceremos Casablanca, Rabat, Fez , Beni Mellal, Marrakech ...

La selección más económica
17/01/2016 Madrid Hoteles Categoría Turista
desde 549 €

Selecciona la fecha de tu viaje

Habitación 1
septiembre 2016
LUN MAR MIÉ JUE VIE SÁB DOM 123456789101112131415161718192021222324252627282930
* precios "desde" por adulto
+ económico
Disponibilidad
Salidas y precios sujetos a disponibilidad

Más Información

- ITINERARIO DEL VIAJE -

Día 1 : ESPAÑA - CASABLANCA  
Llegada de su vuelo al aeropuerto de Casablanca. Asistencia, traslado al hotel. Alojamiento en al hotel.

Día 2 : CASABLANCA - RABAT - MEKNES - FEZ  
Desayuno. Salida hacia via Setat a la Ciudad de Casablanca; cómo no evocar la mítica película protagonizada por Humphrey Bogart e Ingrid Bergman. Visita panorámica Casablanca : Boulevard de la Corniche, paseo marítimo y luego la carretera de la costa por donde se llega a Anfa, para terminar en el exterior de la gran Mezquita de Hassan II, (Opcionalmente se podrá visitar el interior de la misma). Salida hacia la ciudad Imperial de Rabat, capital del Reino de Marruecos desde 1912. Visita de la Ciudad de Rabat: comenzamos por el Palacio Real. "Dar el Makhzen", que alberga la Mezquita de "Hombres de Fez". Visita de la Kasbah de los Oudaias; Tiempo libre para el almuerzo (no incluido) y salida a la ciudad Imperial de Meknes. Visita de la ciudad de Mulay Ismail. Comenzamos por las murallas, con sus magnificas puertas como Bab Manssur. Continuación al estanque del Aghal, con una superficie de cuatro hectáreas. La visita termina en el Mausoleo-Mezquita del Moulay Ismail, de estuco, piedra y fina porcelana. Un corto paso nos lleva a la ciudad imperial de Fez. Alojamiento en el hotel.

Día 3 : FEZ  
Desayuno en el hotel. Hoy dedicaremos todo el día para conocer Fez. Visita de las puertas doradas del Palacio Real, construidas por los maestros en bronce. Visitaremos la antigua Medina con su Medersa de Bou Anania, la fuente Nejjarine una de las más bellas de la medina, Mezquita Karaouyin que alberga uno de los principales centros culturales del Islam y es la sede de la Universidad de Fez, y el Mausoleo de Moulay Idris. Nos detendremos en el famoso barrio de los curtidores, único en el mundo. Parada para el almuerzo (no incluido). Por la tarde continuamos visitando Fez, con sus barrios artesanos divididos por gremios. Alojamiento en el hotel.

Día 4 : FEZ - IFRAN - CASCADAS DE OUZOUZ - BENI MELLAL - MARRAKECH  
Desayuno en el hotel, Salida atravesando las suaves montañas del Medio-Atlas hacia la pintoresca ciudad de Ifrane, con sus puntiagudos tejados en pizarra, para continuar hacia las cascadas de Ouzouz, las caídas de agua más famosas de Marruecos. Con una altura aproximada de 110 metros, sus aguas caen rebotando en los escalones y proyectan finas gota que forman un arco iris permanente. Aquí puede entregarse a los placeres del baño, En esta visita pueden disfrutar de la flora y la fauna local, tiempo libre para el almuerzo, (no incluido) Salida hacia la ciudad de Beni Mellal, continuación hacia los fértiles valles de Marrakech.  Alojamiento en el Hotel.

Día 5 : MARRAKECH  
Desayuno. Visita de la ciudad de Marrakech, que comienza; por Los Jardines de la Menara, parque de 14 hectáreas en cuyo centro se encuentra un inmenso estanque del Siglo XII. El majestuoso minarete de la Koutubia, torre gemela de la Giralda de Sevilla. Visita de las Tumbas Saadies dinastía que hizo grande esta ciudad. Continuación al palacio Bahía. Ejemplo del Medievo musulmán, donde destaca la sala de embajadores, con su techo en forma de barco invertido. La visita termina en un lugar mágico: La Plaza de Yemaa el F´na (Asamblea del Pueblo), declarada Patrimonio de la Humanidad. Alojamiento en el hotel.

Día 6 : MARRAKECH  
Desayuno. Días libres. Situada en el centro del país, es la más importante de las ciudades Imperiales. Podrán realizar diferentes excursiones facultativas, como el Valle de Ourika, Esaouira, En la noche Marrakech es mágica, suntuosos restaurantes, modernas discotecas y como no, el eterno espectáculo de "La corrida de la Pólvora; en el restaurante Chez Ali". Alojamiento en el hotel.

Día 7 : MARRAKECH  
Desayuno. Días libres. Situada en el centro del país, es la más importante de las ciudades Imperiales. Podrán realizar diferentes excursiones facultativas, como el Valle de Ourika, Esaouira, En la noche Marrakech es mágica, suntuosos restaurantes, modernas discotecas y como no, el eterno espectáculo de "La corrida de la Pólvora; en el restaurante Chez Ali". Alojamiento en el hotel.

Día 8 : MARRAKECH-CASABLANCA AEROPUERTO  
Desayuno y tiempo libre hasta la hora del traslado al aeropuerto para coger su vuelo de regreso a España. Fin del viaje y de nuestros servicios.

EL ORDEN DE ESTE ITINERARIO PUEDE VARIAR, SIN AFECTAR AL CONTENIDO DE LAS VISITAS


INCLUYE:
- Vuelos con Royal Air Marroc o Iberia (Clase W)
- Alojamiento en alojamiento y desayuno
- Visitas según itinerario con entradas
- Todos los traslados en vehiculo acondicionado
- Guía de habla hispana
- Seguro basico de viaje
No Incluye:
- Visados
- Propinas
PLAZAS LIMITADAS

Marrakech
Es una de las más importantes ciudades de Marruecos, cuenta con 1.545.541 habitantes y está al sur del país, al pie del Atlas, a 466 m. de altura. Cuenta con numerosos monumentos patrimonio de la Humanidad, lo que la convierten en el principal atractivo turístico del país.

Fue fundada en 1062 por Youssef Ibn Tachfin, un jefe de los Almorávides y se convirtió en una de las ciudades más importantes del Islam medieval. Ha dado el nombre al país, Marruecos, que es una deformación del nombre de la ciudad.

El clima es mediterráneo seco. La temperatura media anual es de 19,2º y oscila entre los 11,6º de enero y los 27,6º de julio. Son escasas las heladas y en cambio abundantes las altas temperaturas en verano, que todos los años superan los 40º en varias ocasiones. Las precipitaciones son de 247 mm. anuales concentradas de octubre a mayo, muchas veces de forma torrencial.

Sin duda el lugar más emblemático de Marrakech es la plaza Jamaa el Fna. Es una gran plaza que todo el dia se encuentra llena de actividad y de gente, siempre hay vendedores de zumos, de frutos secos y de plantas. A partir de la tarde, aparecen los que montan los tenderetes de comida, y la plaza humea.

A la vez están los contadores de cuentos, los juegos, las mujeres que pintan con henna. Esta plaza está declarada por la UNESCO como patrimonio oral de la humanidad. Casi todas las casas que rodean la plaza son sitios de comida y cafetines y suelen tener terraza, para ver la plaza desde arriba.

La Medina de Marrakech fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en el año 1985.

La primera impresión que se recibe de Marrakech supera cualquier descripción. Es difícil creer lo que tus ojos ven desde la ventanilla del avión: no es exactamente un oasis pero hay más de 100.000 palmeras, que se pierden por el horizonte. La tierra es roja, como el color de las murallas que rodean la Medina.

Por si fuera poco, las majestuosas cimas del Atlas -con alturas que superan los 4.000 metros- vigilan atentas el devenir de esta gran capital de Sur, puerta del desierto y primer centro turístico del reino de Marruecos.

"De primeras te extraña y después te entraña" - apuntó Fernando Pessoa en su cuaderno de viajes como impresión sobre Marrakech.

Una vez entrañado, puedes respirar su aire de sorpresas, repleto de sabores intensos, colores frenéticos y sonidos vibrantes. Marrakech es realmente camaleónica, al estilo de las grandes metrópolis cosmopolitas, como Nueva York o París.

Al entrar en La Medina de Marrakech te rodeará un ambiente medieval con un ritmo distinto y un contínuo bombardeo de olores y sonidos embriagantes.

No tengas prisa por disfrutar del espectáculo, y no dejes de ver el zoco de los tintoreros y su perpétuo aire festivo; el de los herreros -que muestra magníficas obras de bronce y cobre-, los de las babuchas, joyeros, ebanistas...

En la plaza Rhaba Kedima encontrarás el mercadillo de los kilim y tapices bereberes. Marrakech es una terrible tentación para todo amante de la artesanía y del arte de comprar. Se pueden encontrar: tapices, cerámica, objetos de bronce y cobre, joyas, cuero... también bebedizos y pócimas. En el zoco se sigue una sofisticada tradición del regateo.

Pero si no tienes paciencia ni tiempo, ve al Centro de Artesanía o a las tiendas de Gueliz; la parte europea de la ciudad.

Para comprar tapices, Chez Abdelmalik--en Rahba Kedima- es el mejor lugar. Tiene ambiente de Alí Babá y un servicio internacional de envío perfectamente organizado.

La mayoría de los jardines están situados fuera del recinto amurallado. Frente al Palacio Real se abre el jardín de Agdal -una enorme extensión, encerrada entre muros- donde se descubren estanques y un sinfín de árboles de todo tipo.

Uno de los lugares más populares de la ciudad, durante los fines de semana, es el Jardín de la Menara. Alrededor de su enorme estanque se pueden ver todo tipo de plantas tropicales.

El jardín favorito de muchos visitantes es el de la antigua residencia del pintor Majorelle, hoy propiedad del diseñador Yves Sant-Laurent, repleto de palmeras, cocoteros y buganvillas. Todo ello rodea a un precioso edificio -color añil- que alberga un museo de artes decorativas.

Marrakech en los tiempos de la dinastía almohade fue la ciudad más importante del occidente musulmán, la capital del imperio del Magreb y Al-Andalus. Prosperaba sobretodo gracias al lucrativo comercio trans-sahariano, que ha conseguido permanecer como tal gracias a su ubicación estratégica dentro del país: en una depresión entre la costa atlántica, las montañas del Alto Atlas y dos principales ciudades de negocios (Casablanca y Rabat).

Casablanca
Es la ciudad más grande de Marruecos. Capital económica del país, está situada en la costa del océano atlántico a 80 km al sur de la capital Rabat. Es la ciudad marroquí más poblada con casi 6 millones de habitantes.

El nombre de Casablanca debe su denominación al hecho de que, antiguamente, los marinos portugueses que costeaban este lugar, la identificaban por una pequeña casa blanca situada sobre la colina de Anfa, « la Casa Branca ».

El nombre anfa se encuentra en textos del siglo XI, lo que remonta su fundación (por los Zenetas) a esa época. León el Africano la menciona igualmente como una pequeña ciudad en el siglo XV. Como represalia, los portugueses, en el final del siglo, deciden atacarla con 50 buques de guerra y 10.000 hombres. Los habitantes de Anfa, incapaces de defender la ciudad, la abandonan definitivamente para refugiarse en Rabat y Salé. La ciudad será destruida y se quedara inhabitada durante 3 siglos. En 1770, el Sultán Mohamed Ben Abadía decide reconstruir este lugar para preservarlo de un desembarque de portugueses que acababan de perder la ciudad de Mazagan (El Jadida).

La ciudad es llamada Dar El Beida (casa blanca en español). El sultán la dota también de una mezquita, de una Madraza y de un hammam. A partir del siglo XIX, la ciudad se desarrolla gracias al boom de la industria textil, que la sitúa como una de las grandes productoras de Lana. En 1860, había 4.000 habitantes, y 9.000 habitantes al final de los años 1880. La ciudad decide entonces dotarse de un puerto moderno, con ayuda de Francia, y destrona a Tánger como primer puerto Marroquí a partir de 1906. La población será en 1921 de 110 000.

La urbanización y la arquitectura son marcadas por diferentes estilos, que van desde el neo-morisco al art-deco, ya que fue durante muchos decenios una « ciudad laboratorio » de los grandes arquitectos del mundo. De otra parte, la ciudad ha sido testigo de grandes proyectos, como la mezquita de Hassan II, la Marina de Casablanca y el « Twin Center », y atrae cada vez más a los inversores inmobiliarios.

Lugares de Interés
- Mezquita Hassan IIMezquita de Hassan II
- Parque de la Liga Árabe y Parque Yasmina
- Museo de la Villa des Arts
- Plaza Mohammed V: con sus fachadas de inspiración andalusí y su entrada a la ciudad antigua coronada con una torre de inspiración toscana
- La medina antigua (Bab Marrakech y Bab Jédid)
- La nueva medina
- Las múltiples fachadas « Art decó » (especialmente en torno a la avenida Mohammed V, boulevard 11 janvier...).
- El mercado central
- La Corniche y sus playas (Aïn Diab): el paseo marítimo con sus playas y donde destaca el faro de El Hank. En esta zona hay abundantes hoteles y bares de marcha.
- En torno al faro están algunos de los mejores restaurantes de la ciudad
- El marabout de Sidi Abderrahman
- Derb Ghallef: un gran mercadillo, una caverna de Ali Baba en pleno aire

Rabat
Capital del Reino de Marruecos, situada en la costa atlántica, en la orilla sur de la desembocadura del río Bu Regreg, que la separa de la vecina ciudad de Salé. En 2004 tenía una población de 1.622.860 habitantes.

El núcleo original de la ciudad fue el campamento fortificado o ribat construido por el sultán almohade Abd al-Mumin en 1150, aprovechando una alta pared rocosa que domina la desembocadura del río. El lugar fue base para incursiones almohades en la Península Ibérica y fue bautizado como Ribat al-Fath o Campamento de la Victoria.

A partir de 1610 en Rabat y la vecina Salé se instalaron numerosos refugiados moriscos expulsados de España, lo que revitalizó la ciudad. En la fortaleza de los Udaia, la parte más antigua de la ciudad, se instaló la práctica totalidad de la población del pueblo extremeño de Hornachos, que durante mucho tiempo mantuvo su idioma y de la que quedan numerosas huellas.

Meknes
Situada en el centro norte, a 267 km al sur de Tánger; a 60km al oeste de Fez y a 138 km al este de Rabat. Se accede a ella por carretera y tren (aeropuerto en Fez).

Meknassa de los Olivos- (Azeitún, da origen a la españolísima palabra aceituna), es una fundación berebere del siglo IX, pero hasta 1069 no toma su verdadero carácter, cuando los Almorávides construyen un bastión y una alcazaba. Tras pasar por asedios, conquistas, abandonos y reconstrucciones, Meknès alcanza su apogeo bajo el reinado de Mulay Ismail que la hizo su capital.

Este sultán alauí, contemporáneo de Felipe IV, embelleció Meknès dotándola de murallas con puertas monumentales, jardines, mezquitas, alcazabas y su primer palacio, Dar Kebira. El resultado es una de las ciudades más monumentales de Marruecos.

Además de recorrer las murallas, callejear por la medina y regatear en los zocos, el viajero debe dirigir sus pasos a la plaza El Hedim, inmensa explanada (200m de largo por 100 de ancho), particularmente animada por la noche. Bordeada por construcciones modernas, entre ellas un mercado cubierto de frutas y verduras, donde se pueden comprar sus famosas aceitunas.

Fez
Es la tercera ciudad de Marruecos, después de Casablanca y Rabat, con una población de 946.815 habitantes según el censo de 2004 (gentilicio: fasi o fasí). La ciudad de Fez es la capital de la región de Fez-Boulmane. Esta situada en la provincia de Fez-Saïss, en la prefectura de Fez-Dar-Dbibegh, en la región antiguamente llamada Hispania Nova.

Es una de las cuatro ciudades llamadas imperiales junto a Marrakech, Meknés y Rabat. En Marruecos está considerada como el centro religioso y cultural del país. Su universidad, famosa por el estudio del árabe y la religión musulmana, la convierten en punto de paso de un gran número de estudiantes marroquíes.

La ciudad se divide en tres zonas, Fez el Bali, la zona antigua, dentro de las murallas, Fez-Jdid, la zona nueva, donde se encuentra la Mellah, el barrio judío, y la Ville Nouvelle (Villa Nueva), la zona francesa en el noroeste de la ciudad. La medina de Fez el Bali, la mayor de las dos de la ciudad, es la mayor zona peatonal de mundo, y fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1981. La ciudad cuenta con los servicios del Aeropuerto Saïss.

La ciudad de Fez fue la capital de Marruecos durante varios periodos de la historia del país africano, pero perdió definitivamente esa condición con la ocupación colonial francesa. En 1912, la mayor parte de Marruecos pasó a formar parte del Imperio colonial francés, y la capital de la nueva colonia fue Rabat, que mantuvo su estatus tras la independencia en 1956. Ese mismo año, la población judía de la ciudad desapareció casi por completo, en parte por los amotinamientos de la población árabe . Durante la época bajo control francés se construyó la parte moderna de la ciudad, conocida con el nombre francés de Ville Nouvelle, que es el centro comercial de la ciudad.

Ifrane
Situada a 45 km de Fez. Esta pequeña ciudad dominada por su palacio real austero, en el centro de las maderas legendarias del cedro garantizará a sus visitantes un viaje al centro de la cultura marroqui.

Durante la primera mitad del siglo, antes de la independencia de Marruecos, el lugar estaba poblado por residentes franceses de la clase media que vivían en Fes y vinieron buscar una poca fresco en los calurosos veranos. Hoy en día, muchos habitantes de Fes han elegido Ifrane como residencia de vacaciones.

Lo que asombrara al turista en Ifrane, es la arquitectura de las casas del estilo Anglo-Normando o alsatian con chimeneas que sirven de base a grandes nidos de cigueñas.

A Ifrane le llaman la Suiza de Marruecos, y es la estacion de esquí que mas está creciendo en el país alauita. Sus alredeores se están llenando de chalets al estilo suizo, y aunque por las imágenes, parece que no hay mucha infraestuctura, lo cierto es que desde hace apenas un par de años, se ha empezado a invertir de verdad.

Beni Mellal
Ciudad agrícola en auge, Béni Mellal se rodea con un oasis abundante que se extiende sobre una de las colinas de Dir, entre el Atlas medio y la vasta planicie de Tadla. Son los importantes trabajos de irrigación de ésta, hechas posible particularmente por la proximidad del inmenso de bin el Ouidane, que favorecieron el desarrollo de este inmenso vergel.

Beni Mellal fue conocido bajo el nombre de "Day". Justo cerca de Day, nace una otra pequeña ciudad: "Somaa".Somaa es una "zawya" (Mezquita y escuela sufí) fundada por "Sidi Ahmed Ibn KAsim Soumai" en el siglo XVI. Esta "zawya" tuvo un gran rol en esta región.

La fusión de estas dos pequeñas ciudades dió lugar a Beni Mellal actual.A la entrada de la ciudad, te encontrarás con una bonita ruta ( Seguir el panel "circuto turístico" ) pasando por el edificio moderno de la ciudad permite dar una vuelta al oasis (625m) de Beni Mellal, que se extiende al pie de la montaña "djebel Tassemit"(2248m). Ésta pasa cerca de la fuente de "Ain Asserdun" (3.5Km más o menos) donde alrededor de la misma han sido creados unos encantadores jardines. Esta vista se extiende sobre toda la ciudad y sus alrededores.