Marruecos Circuito Ciudades Imperiales y Kasbahs
1 Escoge fecha y hotel
2 Servicios extra
3 Datos
4 Confirmación

Detalles del viaje

8 días / 7 noches de viaje.
Durante este circuito conoceremos, Marrakech, Casablanca, Rabat, Fez, Meknes, Midelt, Erfoud, Gargantas del Todra, Ait Ben Hadou y Ouarzazate.
Vuelos + Hoteles + Circuito en Media Pensión + Visitas  + Seguros de Viaje

La selección más económica
01/10/2016 Madrid Hoteles Circuito Categoría 3*
desde 639 €

Selecciona la fecha de tu viaje

Habitación 1
* precios "desde" por adulto
+ económico
Disponibilidad
Salidas y precios sujetos a disponibilidad

Más Información

--- ITINERARIO DEL VIAJE ---

Día 1 : ESPAÑA - CASABLANCA
Llegada de su vuelo al aeropuerto de Casablanca. Asistencia, traslado al hotel. Cena y alojamiento en el hotel.

Día 2 : CASABLANCA – RABAT – – MEKNES –  FEZ
Desayuno. Cómo no evocar la mítica película protagonizada por Humphrey Bogart e Ingrid Bergman. Visita panorámica de la ciudad: Boulevard de la Corniche, paseo marítimo y luego la carretera de la costa por donde se llega a Anfa, para terminar en el exterior de la gran Mezquita de Hassan II, (Opcionalmente se podrá visitar el interior de la misma). Salida hacia la ciudad Imperial de Rabat, capital del Reino de Marruecos. La visita comienza por el Palacio Real. “Dar el Makhzen”, que alberga la Mezquita de “Hombres de Fez”. Visita de la Kasbah de los Oudaias; Tiempo libre para el almuerzo (no incluido) y salida a la Imperial de Meknes. Fundada por Mulay Ismail. Comenzamos por las murallas, con sus magnificas puertas como Bab Manssur. Continuación al estanque del Aghal, con una superficie de cuatro hectáreas. La visita termina en el Mausoleo-Mezquita del Moulay Ismail, de estuco, piedra y fina porcelana. Un corto paso nos lleva a la ciudad imperial de Fez.  Cena y alojamiento en el hotel.

Día 3 : FEZ
Desayuno en el hotel. Hoy dedicaremos todo el día para conocer Fez. Visita de las puertas doradas del Palacio Real, construidas por los maestros en bronce. Visitaremos la antigua Medina con su Medersa de Bou Anania, la fuente Nejjarine una de las más bellas de la medina, Mezquita Karaouyin que alberga uno de los principales centros culturales del Islam y es la sede de la Universidad de Fez, y el Mausoleo de Moulay Idris. Nos detendremos en el famoso barrio de los curtidores, único en el mundo. Parada para el almuerzo (no incluido). Por la tarde continuamos visitando Fez, con sus barrios artesanos divididos por gremios. Cena y alojamiento en el hotel.

Día 4 : MIDELD – ERFOUD (OPCION: NOCHE SOBRE LAS DUNAS DEL SAHARA)
Desayuno en el hotel, Salida atravesando las suaves montañas del Medio-Atlas, hasta llegar a la ciudad de Mideld. Tiempo libre para el almuerzo (no incluido). Continuación por una bella ruta de vida berebere, Llegada a Erfoud, en los límites del gran desierto del Sahara. Cena y alojamiento en el hotel.

Día 5 : ERFOUD – TINERHIR – GARGANTAS DEL TODRA – “RUTA DE LAS KASBAHS” – KELLA M´GOUNA – OUARZAZATE
Desayuno en el hotel. Salida hacia la ciudad de Tinerhir, donde nos dirigiremos a uno de los parajes naturales más hermosos del viaje, Las Gargantas del Todra. Tiempo libre para el almuerzo (no incluido) y continuación a Kelaa M´Gouna famoso pueblecito donde se cultivan excelentes rosa. Aquí comienza “La ruta de las Kasbahs”. Con este nombre se conoce a fortalezas construidas en adobe con torres almenadas y adornos de ladrillo crudo, en ocasiones, son auténticos pueblos fortificados. Están situadas en un paisaje espectacular. Si las antiguas Kasbahs seducen con su poder de evocación, el paisaje conmueve por la fuerza de sus contrastes, su luminosidad y silencio. Esta ruta es una de las más atractivas y solicitadas de Marruecos. Continuación a Ouarzazte. Cena y alojamiento en el hotel.

Día 6 : OUARZAZATE – KASBAH AIT BEN HADDOU – MARRAKECH
Desayuno. Salida hacia "La Kasbah Taourirt". En otros tiempos residencia del pachá de Marrakech. Visita del interior de la misma donde destacan los aposentos del pacha, los lugares de las favoritas. Nos dirigimos hacia la famosa Kasbah de AIT BEN HADDOU. “Patrimonio de la humanidad por la UNESCO” Construida en adobe y dejándose caer a lo largo de la colina, permite observar su magnificencia en totalidad. Tan fotogénica ciudad ha sido utilizada en obras maestras del celuloide como Sodoma y Gomorra, de Orson Welles, Lawrence de Arabia de David Lean y más recientemente en la taquillera Joya del Nilo. Tiempo libre para el almuerzo (no incluido). Continuación del viaje de regreso a Marrakech.
Cena y alojamiento en el hotel.

Día 7 : MARRAKECH
Desayuno en el hotel. Visita de la ciudad de Marrakech, que empieza por Los Jardines de la Menara, parque de 14 hectáreas en cuyo centro se encuentra un inmenso estanque del Siglo XII. El majestuoso minarete de la Koutubia, torre gemela de la Giralda de Sevilla. Visita de las Tumbas Saadies dinastía que hizo grande esta ciudad. Continuación al palacio Bahía. Ejemplo del Medievo musulmán, donde destaca la sala de embajadores, con su techo en forma de barco invertido. La visita termina en un lugar mágico: La Plaza de Yemaa el F´na (Asamblea del Pueblo), declarada Patrimonio de la Humanidad.

Día 8 : MARRAKECH – CASABLANCA AEROPUERTO
Desayuno y tiempo libre hasta la hora del traslado al aeropuerto de Casablanca. Fin del viaje y de nuestros servicios.

EL ORDEN DE ESTE ITINERARIO PUEDE VARIAR, SIN AFECTAR AL CONTENIDO DE LAS VISITAS

INCLUYE:
- Vuelo con Royal Air Maroc o Iberia .
- Alojamiento base ½ doble en media pensión
- Visitas según itinerario con entradas
- Todos los traslados en vehículo acondicionado
- Guía de habla hispana
- Seguro básico de viaje
No Incluido
- Visado
- Propinas
- Gastos personales
PLAZAS LIMITADAS

Marrakech
Es una de las más importantes ciudades de Marruecos, cuenta con 1.545.541 habitantes y está al sur del país, al pie del Atlas, a 466 m. de altura. Cuenta con numerosos monumentos patrimonio de la Humanidad, lo que la convierten en el principal atractivo turístico del país.

Fue fundada en 1062 por Youssef Ibn Tachfin, un jefe de los Almorávides y se convirtió en una de las ciudades más importantes del Islam medieval. Ha dado el nombre al país, Marruecos, que es una deformación del nombre de la ciudad.

El clima es mediterráneo seco. La temperatura media anual es de 19,2º y oscila entre los 11,6º de enero y los 27,6º de julio. Son escasas las heladas y en cambio abundantes las altas temperaturas en verano, que todos los años superan los 40º en varias ocasiones. Las precipitaciones son de 247 mm. anuales concentradas de octubre a mayo, muchas veces de forma torrencial.

Sin duda el lugar más emblemático de Marrakech es la plaza Jamaa el Fna. Es una gran plaza que todo el dia se encuentra llena de actividad y de gente, siempre hay vendedores de zumos, de frutos secos y de plantas. A partir de la tarde, aparecen los que montan los tenderetes de comida, y la plaza humea.

A la vez están los contadores de cuentos, los juegos, las mujeres que pintan con henna. Esta plaza está declarada por la UNESCO como patrimonio oral de la humanidad. Casi todas las casas que rodean la plaza son sitios de comida y cafetines y suelen tener terraza, para ver la plaza desde arriba.

La Medina de Marrakech fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en el año 1985.

La primera impresión que se recibe de Marrakech supera cualquier descripción. Es difícil creer lo que tus ojos ven desde la ventanilla del avión: no es exactamente un oasis pero hay más de 100.000 palmeras, que se pierden por el horizonte. La tierra es roja, como el color de las murallas que rodean la Medina.

Por si fuera poco, las majestuosas cimas del Atlas -con alturas que superan los 4.000 metros- vigilan atentas el devenir de esta gran capital de Sur, puerta del desierto y primer centro turístico del reino de Marruecos.

"De primeras te extraña y después te entraña" - apuntó Fernando Pessoa en su cuaderno de viajes como impresión sobre Marrakech.

Una vez entrañado, puedes respirar su aire de sorpresas, repleto de sabores intensos, colores frenéticos y sonidos vibrantes. Marrakech es realmente camaleónica, al estilo de las grandes metrópolis cosmopolitas, como Nueva York o París.

Al entrar en La Medina de Marrakech te rodeará un ambiente medieval con un ritmo distinto y un contínuo bombardeo de olores y sonidos embriagantes.

No tengas prisa por disfrutar del espectáculo, y no dejes de ver el zoco de los tintoreros y su perpétuo aire festivo; el de los herreros -que muestra magníficas obras de bronce y cobre-, los de las babuchas, joyeros, ebanistas...

En la plaza Rhaba Kedima encontrarás el mercadillo de los kilim y tapices bereberes. Marrakech es una terrible tentación para todo amante de la artesanía y del arte de comprar. Se pueden encontrar: tapices, cerámica, objetos de bronce y cobre, joyas, cuero... también bebedizos y pócimas. En el zoco se sigue una sofisticada tradición del regateo.

Pero si no tienes paciencia ni tiempo, ve al Centro de Artesanía o a las tiendas de Gueliz; la parte europea de la ciudad.

Para comprar tapices, Chez Abdelmalik--en Rahba Kedima- es el mejor lugar. Tiene ambiente de Alí Babá y un servicio internacional de envío perfectamente organizado.

La mayoría de los jardines están situados fuera del recinto amurallado. Frente al Palacio Real se abre el jardín de Agdal -una enorme extensión, encerrada entre muros- donde se descubren estanques y un sinfín de árboles de todo tipo.

Uno de los lugares más populares de la ciudad, durante los fines de semana, es el Jardín de la Menara. Alrededor de su enorme estanque se pueden ver todo tipo de plantas tropicales.

El jardín favorito de muchos visitantes es el de la antigua residencia del pintor Majorelle, hoy propiedad del diseñador Yves Sant-Laurent, repleto de palmeras, cocoteros y buganvillas. Todo ello rodea a un precioso edificio -color añil- que alberga un museo de artes decorativas.

Marrakech en los tiempos de la dinastía almohade fue la ciudad más importante del occidente musulmán, la capital del imperio del Magreb y Al-Andalus. Prosperaba sobretodo gracias al lucrativo comercio trans-sahariano, que ha conseguido permanecer como tal gracias a su ubicación estratégica dentro del país: en una depresión entre la costa atlántica, las montañas del Alto Atlas y dos principales ciudades de negocios (Casablanca y Rabat).


Ouarzazate
Al sur de Marruecos, en pleno desierto, Ouarzazate domina la región desde lo alto de las casas de color ocre de estilo depurado. Punto de partida de la ruta de los Oasis, está considerada como una etapa atractiva para los exploradores del desierto.

Desde aquí, se sale para admirar las Casbahs, rosaledas y otras maravillas del Sahara antes de volver para tomar el té y comer tajine a la sombra de la urbe.

La ciudad tiene los estudios de cine más grandes de África. Orson Welles y Martin Scorsese rodaron allí sus películas.

Construcciones de barro, dominada por el color rosa cuando se pone el sol. Grandes arterias de asfalto dibujan barrios artificiales de una ciudad que parece sin vida. Sólo hace falta levantar los ojos para entender cierta atracción.

Ouarzazate separa las montañas del Alto Atlas, cuyas cimas siempre están cubiertas de nieve, del Gran Sur de Marruecos, puerta del Sahara. Una situación geográfica única, una luz única.


Tinghir
Es una encantadora ciudad situada entre las montañas del Gran Atlas al norte y las del Jebel Saghro al sur, conocida por su magnífico palmeral y sus famosas gargantas del Todra, sin duda las más espectaculares de Marruecos. La ciudad, con 60.000 habitantes (incluidos los pueblos vecinos) está construida a diferentes niveles alrededor de un promontorio dominado por las ruinas de una antigua alcazaba de El Glaui y un cuartel de la época del protectorado. El palmeral tiene una longitud de 12 Kilómetros y está rodeado de pequeños ksur y casbas. Diferentes paseos a pie o en bicicleta se ofrecen a los visitantes, que descubren en él toda una organización comunitaria, tanto en las labores agrícolas como en la distribución del agua.

Desde la carretera que penetra en las gargantas del Todra y sigue el río a una cierta altura, se apercibe igualmente este extenso jardín botánico entrecortado de campos y de vergeles. El majestuoso ksar Ait Boujane, abandonado desde los años 60, amontona sus casas de tapial tras unos muros impresionantes que emergen de este océano verde.

La ciudad de Tinghir se encuentra a dos horas de carretera de dos aeropuertos, el de Ouarzazate y el de Errachidia. Tinghir es, pues, una etapa que nadie debe perderse en un viaje por Marruecos y ofrece diferentes actividades turísticas.


Fez
Es la tercera ciudad de Marruecos, después de Casablanca y Rabat, con una población de 946.815 habitantes según el censo de 2004 (gentilicio: fasi o fasí). La ciudad de Fez es la capital de la región de Fez-Boulmane.

Esta situada en la provincia de Fez-Saïss, en la prefectura de Fez-Dar-Dbibegh, en la región antiguamente llamada Hispania Nova.

Es una de las cuatro ciudades llamadas imperiales junto a Marrakech, Meknés y Rabat. En Marruecos está considerada como el centro religioso y cultural del país. Su universidad, famosa por el estudio del árabe y la religión musulmana, la convierten en punto de paso de un gran número de estudiantes marroquíes.

La ciudad se divide en tres zonas, Fez el Bali, la zona antigua, dentro de las murallas, Fez-Jdid, la zona nueva, donde se encuentra la Mellah, el barrio judío, y la Ville Nouvelle (Villa Nueva), la zona francesa en el noroeste de la ciudad. La medina de Fez el Bali, la mayor de las dos de la ciudad, es la mayor zona peatonal de mundo, y fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1981.

La ciudad cuenta con los servicios del Aeropuerto Saïss.

La ciudad de Fez fue la capital de Marruecos durante varios periodos de la historia del país africano, pero perdió definitivamente esa condición con la ocupación colonial francesa. En 1912, la mayor parte de Marruecos pasó a formar parte del Imperio colonial francés, y la capital de la nueva colonia fue Rabat, que mantuvo su estatus tras la independencia en 1956. Ese mismo año, la población judía de la ciudad desapareció casi por completo, en parte por los amotinamientos de la población árabe.

Durante la época bajo control francés se construyó la parte moderna de la ciudad, conocida con el nombre francés de Ville Nouvelle, que es el centro comercial de la ciudad.