Bulgaria Circuito Bulgaria Medieval

1 Escoge fecha y hotel
2 Servicios extra
3 Datos
4 Confirmación

Detalles del viaje

6 noches / 7 días de viaje en Media Pensión y Hoteles 4****
3 noches en Sofía, 2 noches en Veliko Tarnovo y 1 noche en Plovdiv
(5 almuerzos). Visita del Monasterio de Troyan. Visita de Arbanassi con entrada a la casa del Comerciante y a la Iglesia de la Natividad. Visita panorámica de Veliko Tarnovo. Visita de Triavna y museos con entradas. Museo Etnográfico de Etara con entrada. Visita de la iglesia Memorial Rusa de Shipka. Visita del Museo de las Rosas en Kazanlak y réplica de la tumba Tracia con entradas. Visita panorámica de Plovdiv. Visita del Monasterio de Rila. Visita panorámica de Sofía.
Vuelos + Traslados + Hotel + Circuito + Media Pensión + Seguro de Viaje

La selección más económica
20/10/2017 Madrid
desde 970 €

Selecciona la fecha de tu viaje

Habitación 1
septiembre 2017
LUN MAR MIÉ JUE VIE SÁB DOM 11056 €23456781056 €91011121314151056 €161718192021221056 €232425262728291056 €30
* precios "desde" por adulto
+ económico
Disponibilidad
Salidas y precios sujetos a disponibilidad
CALENDARIO

Más Información

--- ITINERARIO DEL VIAJE ---

Día 1.- Ciudad de origen - Sofía
Salida en vuelo regular con destino a la capital de Bulgaria, Sofía. Llegada, traslado al hotel, alojamiento.

Día 2.- Sofía - Monasterio de Troyan - Veliko Tarnovo (277 kms.) ( Media Pensión )
Desayuno. Salida en dirección a Veliko Tarnovo con parada para comer en el Monasterio de Troyan. Llegada a Veliko Tarnovo por la tarde. Capital de la provincia, junto al río Yantra. Fue la capital del Reino Búlgaro desde 1186 hasta la caída de éste bajo el dominio turco en 1394. En 1908 se proclamó allí el reino independiente de Bulgaria. Alojamiento.

Día 3.- Veliko Tarnovo - Arbanassi - Veliko Tarnovo (31 kms.) ( Media Pensión )
Desayuno y salida hacia la ciudad de Arbanassi, a unos cuantos kilómetros de Veliko y antigua residencia de los ricos comerciantes de los siglos XVI al XVIII. Esta ciudad supone una mezcla de historia, arquitectura y arte búlgaros. El aspecto exterior de las casas nos recuerdan a castillos con cuartos clandestinos y puertas secretas. Con interiores acogedores, techos tallados y chimeneas de las 80 casas que todavía se conservan, 36 son clasificadas como monumentos Nacionales de la Cultura. Visita de la casa del Comerciante Konstantsaliev y la iglesia de la Natividad, conocida como la Capilla Sixtina de los Balcanes¨por la riqueza de sus frescos que ocupan todos los muros interiores sin dejar un solo hueco vacío. Regreso a Veliko Tarnovo. Almuerzo. Visita panorámica de la ciudad recorriendo sus murallas (vista exterior). Alojamiento.

Día 4.- Veliko - Tryavna - Etara - Kazanlak - Plovidv (221 kms.) ( Media Pensión )
Desayuno y salida hacia Tryavna considerada la ciudad museo. Visita de la ciudad incluyendo los museos de Shkoloto y Daskalova Kashta. Continuación a Etara, con sus casas blancas y vigas en los balcones. En ella se encuentra el Museo Etnográfico al aire libre donde se representan los distintos oficios búlgaros, en auténticos talleres, con posibilidad de observar su elaboración y comprar distintos productos artesanales. Almuerzo. Visita de la Iglesia Memorial Rusa de Shipka. Continuación a Kazanlak, capital del Valle de las Rosas y del Valle de los Reyes Tracios, entre las montañas de Bakan y de Sredna Gora y el centro de la industria de la esencia de rosas, un importante ingrediente en numerosos perfumes. Visita al Museo de la Rosa y a la réplica de la tumba Tracia. Continuación hacia Plovdiv, situada al sureste de Sofía es la segunda ciudad más grande del país después de Sofía. Está dividida por el río Maritza y en su barrio viejo se puede apreciar el estilo arquitectónico autóctono del renacimiento Nacional. Llegada y alojamiento.

Día 5.- Plovdiv - Sofía (154 kms.) ( Media Pensión )
Desayuno. Visita panorámica de la ciudad. Al pasear por su calles empedradas se pueden contemplar ruinas romanas, pintorescas casas medievales y edificios del siglo XVII con sus techos tan inclinados que casi se tocan con los edificios de enfrente. Destacan el anfiteatro romano, el Museo de Etnografía y la Iglesia de Santos Constantino y Elena. Almuerzo en el barrio viejo. Continuación hacia Sofia. Llegada y alojamiento.

Día 6.- Sofía - Monasterio de Rila - Sofía (255 kms) ( Media Pensión )
Desayuno. Visita panorámica de la ciudad, recorriendo la Catedral de Alexander Nevski, la rotonda de San Jorge del siglo IV, cuya construcción fue iniciada por Constantino el Grande, la Iglesia de Santa Sofía y también recuperada para el culto cristiano, la Iglesia rusa de San Nicolás. A continuación salida hacia la Montaña de Rila, situada a unos 200 km. Visita del Monasterio de Rila, Patrimonio de la Humanidad y gran centro de la cultura cristiano ortodoxa, emblemático para toda la región de los Balcanes. Contiene en su interior gran número de obras de arte y pinturas del siglo XIX. Almuerzo. Regreso a Sofía, la capital de Bulgaria, de la cual se dice que crece, pero no envejece. Alojamiento.

Día 7.- Sofía - Ciudad de origen
Desayuno y a la hora prevista traslado al aeropuerto para tomar vuelo de regreso. Llegada, fin del viaje y de nuestros servicios.

El precio incluye:
- Pasajes aéreos vuelos regulares.
- Traslados aeropuerto-hotel-aeropuerto.
- Alojamiento en hoteles de 4*, habitaciones dobles con baño o ducha.
- Régimen de media pensión (5 almuerzos, bebidas no incluidas).
- Visitas especificadas en el itinerario.
- Transporte en autocar o minibús climatizado según el número de viajeros.
- Guía acompañante de habla hispana durante todo el circuito.
- Audio individual en las visitas.
- Seguro de viaje Mapfre Asistencia.
No incluye:
- Entradas a museos o monumentos (excepto en los lugares indicados), bebidas, propinas.
Notas importantes:
- Los almuerzos podrán ser indistintamente en hoteles o restaurantes (bebidas no incluidas).
- El orden de las visitas podrá ser variado en destino, manteniéndose íntegro el programa.
PLAZAS LIMITADAS

Bulgaria se encuentra al Sureste de Europa, en la parte noreste de la Península de los Balcanes. Su territorio está ubicado entre 44°13’ y 41°14’ de latitud norte, 22°22’ и 28°37’ de longitud este. Es un país europeo, balcánico, del Mar Negro y del Danubio. Esta situación geográfica la coloca en un cruce de caminos entre Europa, Asia y África.

El huso horario oficial de Bulgaria es el de Europa del este, con dos horas de adelanto en relación al meridiano de Greenwich. Influyen sobre el territorio del país el Mar Negro y el Mar Mediterráneo. La influencie del Mar Mediterráneo es crucial para la formación del clima en las regiones del sur del país. La influencia del mar Negro se nota en una franja de unos 40 km desde la costa. Esta influencia rige las especificidades del clima de la costa del Mar Negro, la diversidad en la flora y fauna. El Río Danubio tiene una gran importancia para el país por los recursos hídricos y la diversidad de especies. La favorable posición geográfica del país hace que por su naturaleza, Bulgaria tenga excelentes condiciones para el desarrollo del turismo.

Bulgaria se conoce como un cruce de caminos y un territorio de tránsito entre la Europa del Este, Oriente Medio y el Mediterráneo. A través de Bulgaria pasan gran cantidad de las principales vías de transporte europeas. Por estos corredores pasan las autopistas internacionales de Europa Occidental y Europa Central (por Belgrado – Sofía - Svilengrad); hacia el Medio Oriente (con un desvío hacia Bagdad y Basora en el Golfo Pérsico); del Mar Báltico (por Moscú – Kiev – Bucarest – Ruse – Stara Zagora - Salónica); para el Mar Egeo y para el Mar Adriático (Sofía – Skopie - Drash). Una ruta de transporte significativa es Kyustendzha - Varna - Burgas - Tzarevo - Malko Tarnovo - Estambul. En la red transeuropea Bulgaria está vinculada por los segmentos de Berlín – Praga - Budapest - Sofía - Salónica y Estambul y los segmento de Durres - Tirana - Skopie- Sofía - Varna y Burgas. Las principales rutas de transporte que pasan por el país se duplican con las vías de ferrocarriles. Además de la amplia salida de Bulgaria por el Mar Negro la conecta con todos los países de la costa del Mar Negro. El que ofrece muchas posibilidades para el transporte y manipulación de grandes cargas en las bahías de Burgas y Varna. A través del Río Danbio el país está comunicado por la vía flubial Rin – Meno – Danubio y con las vías fluviales internas de Europa Occidental.

El territorio de Bulgaria ha sido habitada desde tiempos remotos. La evidencia de esto son los numerosos asentamientos y túmulos funerarios. Las tierras de la actual Bulgaria han sido la cuna de algunas de las primeras civilizaciones europeas, prueba de esto es la pieza más antigua de oro trabajado que fue encontrada en una necrópolis del calcolítico cerca de Varna. Somos herederos de valiosos monumentos culturales, desde los tracios, como las tumbas de “Kazanlak”, “Alexandrovska”, “Sveshtarska” y otras; los tesoros de “Panagyurishte”, “Rogozen”, “Valchitran” y otros, los santuarios y templos como el de “Perperikon”, “Starosel”, “Kozi gramadi”, “Begliktash” entre otros.

Las interacciones culturales entre los tracios y la civilización helenística fueron especialmente activas. Durante los siglos VI-II a. C. en Tracia, Mesia y a lo largo de la costa del Mar Negro se fundaron varias ciudades que fueron influenciadas por la cultura griega. A mediados del siglo І d. C. las tierras búlgaras pasan a ser parte del Imperio Romano. De este período se han conservado muchos monumentos arquitectónicos y arqueológicos el Teatro Romano y el Stadio Romano de Plovdiv, restos de ciudades romanas “Ulpiya Eskus”, “Nove”, “Nikopolis ad Istrum”, “Nikopolis ad Nestrum”, “Augusta Trayana”, “Abritus” entre otras.

Después de la división del Imperio Romano, las tierras búlgaras actuales pasaron a ser parte del Imperio Romano de Oriente, llamada más tarde por los historiadores como el Imperio Bisantino. Durante la segunda mitad del siglo VII en la región noreste de la actual Bulgaria se establecieron los protobúlgaros. Junto a los eslavos formaron el Primer Imperio Búlgaro, reconocido por el Imperio Bizantino en el año 681. Al mando del estado queda el líder de los protobúlgaros Kan Asparuh y como capital es nombrada la ciudad “Pliska”.

A finales de 1989, comenzaron los cambios por una democracia en Bulgaria. Se llevaron a cabo elecciones multipartidistas. Se adoptó una nueva constitución. Bulgaria tomó el camino del desarrollo democrático y la economía de mercado. La política exterior de Bulgaria se orientó hacia la convergencia con las estructuras europeas. Desde 1991 es miembro del Consejo de Europa. En 2004 Bulgaria se convirtió en miembro de la OTAN. En 1995 Bulgaria presentó su solicitud de adhesión a la Unión Europea. En 1999, se realizaron las negociaciones de adhesión. El 25 de abril de 2005 en Luxemburgo se firmó el Tratado de adhesión de Bulgaria a la Unión Europea. Desde el 1 de enero de 2007, después de cumplir los criterios de adhesión, Bulgaria se convirtió en miembro de pleno derecho de la Unión Europea.

 Las costumbres búlgaras tienen sus raíces en un pasado lejano y están firmemente entrelazadas con la historia y el cristianismo. “Nestinari” (la danza sobre las brasas) es una vieja costumbre búlgara, que se practica en varios pueblos de la montaña “Strandzha”. El ritual en su forma auténtica se realiza el día de “San Constantino y Santa Elena”, el 21 de mayo o el 03 de junio según el calendario antiguo. Los bailarines se preparan para el baile, cuando pasan todo el día de pie en una capilla cerrada, preservan los iconos de San Constantino y Santa Elena y escuchar la música de las gaitas y los tambores, que tocan una melodía especiales de los Nestinaris después de lo cual caen en trance. En la tarde hacen su danza especial sobre las brasas. Mientras bailan siempre se sujeta con las dos manos el icono de San Constantino y Santa Elena. Es curioso que nunca se hacen daño o se queman las plantas de los pies.

Los “Kukeris” son otra tradición local que tiene sus homólogos en otras sociedades de todo el mundo. Los Kukeris son rituales especiales que se practican principalmente durante el Año Nuevo y la Cuaresma. Se llevan a cabo sólo por los hombres, los que se visten con máscaras fabricadas por cada participante y con trajes especiales. Con los kukeris y sus rituales las personas auyentan a los malos espíritus y a los demonios en el comienzo de cada año, para así seguir adelante purificados y cargados de energía positiva.

“Laduvane” es otra costumbre interesante, que tiene lugar en el Año Nuevo, en el día de San Jorge, en el día de San Juan y en el Lazaritsa. En este día las muchachas predicen quién se va a casar con ellas y piden a Lada, la diosa del amor y del matrimonio que les muestre quien será él.

“Lazarouvane” es un ritual, con el que se relaciona la llegada de la primavera. Se celebra el día de San Lázaro, ocho días antes de Pascua. La fecha de celebración varía, pero siempre es el sábado antes del Domingo de Ramos. En este día se recogen ramas de sauce, con las que al día siguiente se decoran las puertas de entrada de las casas. Entonces las muchachas del pueblo recogen flores con las que se se harán una corona el Domingo de Ramos. El sábado, las chicas, se reúnen en la casa de una de ellas se visten ropas de fiesta, decoradas con flores y ramitas. A continuación, salen por el pueblo y van de casa en casa cantando canciones y bendiciendo para tener buena salud y buena cosecha. Los propietarios les dan la bienvenida y les obsequían pequeños regalos. Quizás uno de los rituales más simbólicos e importante de Bulgaria es el de regalar “Martenitsas” como símbolo de salud y prosperidad, a principios de marzo. Para los búlgaros, es un símbolo de nuevos comienzos, de salud y de buena cosecha.

En Bulgaria se brinda un homenaje especial a las tradiciones asociadas con el ciclo de la vida: el nacimiento, el bautismo, la boda y el funeral. Los días de los santos se celebran también ampliamente en el país, el más famoso de ellos es el de San Juan, San Jorge y San Demetrio.

Las mayores celebraciones que festejan los búlgaros son, sin duda, la Navidad y la Pascua, estos son días en que las familias se reúnen, varias generaciones celebrar juntas, unidas por el sentimiento de pertenencia. Otras celebraciones de gran importancia son: la Maslenitsa, la cuaresma y el día de los muertos.

A través de un recorrido por todo el país, los turistas podrán conocer diversos rituales y las costumbres locales, muchas de las cuales son exclusivas de algunas regiones de Bulgaria.

La rosa es el símbolo de Bulgaria. La cosecha de la rosa fue alguna vez un verdadero ritual, hoy en día se ha convertido en una atracción turística. El productor y agriculltor de rosa es uno de los oficios más antiguos y tradicionales de los búlgaros. Otra tradición muy arraigada en los búlgaros es la elaboración de alfombras, las fabricada durante el período del Renacimiento Búlgaro son excelentes obras de arte. Los principales centros están en “Kotel”, “Chiprovtsi” y “Samokov”. La población ha mantenido el patrimonio cultural acumulado en las costumbres, canciones y la artesanía popular.

El país cuenta con varias reservas arquitectónica, que conservan la inigualable arquitectura búlgara del Renacimiento durante los siglos XVIII y XIX, “Koprivshtitsa”, “Tryavna”, “Borovets”, “Zheravna”, “Bansko”, “Melnik” y otras. En algunos de los complejos etnográficos como en “Etara”, “Zlatograd”, “Antiguo Dobrich”, etc. usted puede recrearse en las costumbres y en la labor de los maestros artesanos que continuan creando sus productos con una tecnología obsoleta heredada de sus antepasados.

Durante el período de Renacimiento Nacional de Bulgaria los monasterios pasaron a ser los centros de actividades creativas y educativas. En todo el país, se han conservado muchos monasterios, el de “Rila”, el de “Bachkovo”, el de “Troyan”, el de “Zemen”, el de “Glozhenski”, el de “Kilifarevo” y el de “Shipka”, entre otros. Nuestro país es conocido, además, por las escuelas nacionales de pintura de iconos y de talla en madera. Las más famosas son las de Samokov, Tryavna y la escuela de Bansko.

El traje nacional búlgaro es una parte integral del estilo de vida y de la cultura búlgara. Con el tiempo, se fue entrelazando en él motivos de los tracios, eslavos y de los protobúlgaros. El vestido principal está compuesto por una camisón blanco de manga larga. Sobre ella se llevan puesto, prendas superiores de distintas formas, materiales y decoraciones. De los trajes femeninos se distinguen 4 tipos de prendas superiores: un delantal, un mandil de dos caras (por delante y por atras), un “sukman” y un “sayan” (N.T. especie de vestido sin mangas que cubre el camisón blanco); en los trajes masculinos se distinguen dos variantes los trajes oscuros y los trajes claros. Cada región etnográfica “Dobrudzha”, “Pirin”, “Rhodope”, “Severnyashka”, “Tracia” y “Shopi” tiene su propio trabajo distintivo para fiesta y vestido de novia.

Una parte importante de la cultura búlgara son, la música folk, las canciones y los bailes tradicional búlgara (horo). Para tocar música tradicional búlgara se utilizan instrumentos musicales típicos como el violín, la mandolina, la flauta, la gaita, la flauta, duduk, dvoyanka (gaita de doble tubo) y varios tipos de tambores. Las canciones populares búlgaras se han transmitido oralmente de generación en generación. Compañías como las "Voces Cósmica", "El Misterio de las Voces Búlgaras" y los conjunto folclórico como "Pirin" son mundialmente famosos. Los bailes tradicionales, horo y rachenitsa son un ejemplo de elegancia y de excelencia en la creación artística del pueblo búlgaro. La mayoría de las veces se llevan a cabo por un grupo de personas entrelazadas entre sí por las palmas de las manos en un círculo cerrado o abierto, semicírculo o en línea recta. Todos realizan los mismos movimientos al ritmo de la música, los gestos y los pasos de una canción. Dependiendo del ritmo y de los pasos hay varios tipos diferentes de bailes: horo, rachenitsa, paydushko y horo torcido.

Los museos de Bulgaria exponen una gran cantidad de objetos, domésticos, religiosos, militares, estatuas, lápidas y monumentos, máscaras, mosaicos, estatuas de antiguos dioses y muchas otras reliquias.

Los búlgaros heredaron esta cultura, la enriquecieron con su experiencia milenaria, la han mantenido y lo han desarrollado hasta la actualidad. En los tiempos actuales los búlgaros se enorgullesen de los logros culturares alcanzados, en la literatura, en la música y en la arquitectura. La evidencia de esto es la riqueza en el calendario cultural, que incluye festivales internacionales y nacionales, ferias, eventos culturales, exposiciones y mucho más.