Tunez Playas de Túnez - Monastir - Mahdia y Port Kantaoui
1 Escoge fecha y hotel
2 Servicios extra
3 Datos
4 Confirmación

Detalles del viaje

7 noches / 8 días de viaje
Estancias en hoteles situados en Monastir, Mahdia o Por El Kantaoui
Vuelos+Hotel+Traslados+Asistencia de Guías+Seguro Viaje+Tasas Aeropuerto
Vuelos directos.

La selección más económica
desde 0 €

Selecciona la fecha de tu viaje

Habitación 1
septiembre 2015
LUN MAR MIÉ JUE VIE SÁB DOM 123456789101112131415161718192021222324252627282930
* precios "desde" por adulto
+ económico
Disponibilidad
Salidas y precios sujetos a disponibilidad

Más Información

- ITINERARIO DEL VIAJE -

DÍA 1
Presentación el el aeropuerto 2 horas antes de la salida del vuelo
Llegada, trámites de aeropuerto y traslado al hotel.

DÍAS 2 al 7
Días libres en Hammamet con posibilidad de realizar excursiones opcionales que te ofrecerán nuestros representantes a la llegada.

DÍA 8
A la hora indicada recogida en el hotel para hacer el traslado al aeropuerto, salida del vuelo.
Llegada a la ciudad de origen y fin de nuestros servicios.

INCLUYE:
- Vuelos ida y vuelta en clase turista
- Estancia en hoteles y régime seleccionado 
- Traslados.
- Asistencia de guías en destino
- Tasas de aeropuerto
- Seguro básico de viaje

IMPORTANTE: Para poder realizar el viaje deben facilitarnos los datos de los pasaportes y éstos deben tener una vigencia mínima de 6 meses, es decir, la fecha de caducidad tiene que ser superior a 6 meses desde la fecha de salida del viaje. Esto es responsabilidad del propio cliente al igual que informarse si por su nacionalidad necesitan algún tipo de visados para viajar al Pais de destino.
PLAZAS LIMITADAS

PORT EL KANTAOUI

A siete kilómetros al norte de Sousse se descubre un paraíso de palmeras, aroma de mar y apasionante tranquilidad. Una ciudad construida para el turismo, un puerto de mar que enamora por la grandiosidad de sus barcos, por le impresionante paisaje mediterráneo y por la calidez de su arquitectura con casas que parecen nubes en la tierra.

El viajero puede gozar de increíbles viajes en barco hasta la histórica Cartago, a la capital del país, Túnez, o hacer un safari por las cuevas en Matmata. La paz y tranquilidad que se respira en este puerto tunecino invitan al viajero a descansar, pero además, la ciudad cuenta con numerosos campos de golf donde poder gastar los días disfrutando, no sólo del deporte, sino también del precioso y colorido paisaje. El típico modo de vida tunecino ha sido reemplazado en este lugar por una atmósfera más cosmopolita.

SOUSSE

Esta ciudad portuaria enclavada en la costa oriental mediterránea envuelve al viajero que llega hasta ella con el perfume de cien mil especias distintas. Adentrarse entre los genuinos y especiales rincones de Sousse, la tercera en importancia después de la capital de la nación.

Sousse brilla en importancia con tesoros como la majestuosa medina, el espectacular zoco al pie de la Alcazaba, las catacumbas cristianas o el mausoleo local, que alberga una magnífica colección de mosaicos romanos, bizantinos y cristianos.

MONASTIR
Pequeña ciudad costera tunecina, a 162 km de la ciudad de Túnez. Centro turístico de inmensas playas de arena blanca, bellos paisajes e infinitos contrastes.

Destaca con la edificación por la dinastía Aghlabie de Kairouan, de un Ribat, una especie de monasterio concebido a la vez como un lugar de retiro místico y como una fortificación militar destinada a defender el país contra las invasiones venidas por el mar.

MAHDIA
Los edificios blancos de esta pequeña península se asoman al mar como lo han hecho desde siempre. A partir de su fundación en 916dC, este puerto siempre fue importante. Hoy son sus playas, las mejores del país según muchos, las que acumulan los mayores elogios. Pero los atractivos del mar son sólo una parte de su encanto. Al encanto genuino de una de las medinas más bonitas de Túnez hay que sumar los coliseos romanos y ciudades santas que surgen de las áridas tierras de los alrededores. Las cúpulas, minaretes y encaladas casas que se asoman al Mediterráneo están unidas al resto del país por un pequeño istmo. Además de muy fotogénicas, las callejuelas residenciales de la medina son uno de los lugares más agradables donde pasear en Túnez.

La puerta de acceso a la ciudad, antiguamente la única que existía, es la imponente fortificación Skifa el-Kahla. Ésta se abre a Ali Bei, la estrecha y adoquinada calle principal. Aunque sigue teniendo el ajetreo de otros tiempos, cuando era el zoco principal, los puestos de comida y especias han sido sustituidos por otros más enfocados al turista. Uno de los paseos más bellos que se puedan realizar es por las angostas calles que rodean la ciudad. En ellas se encontrará entre el índigo del mar y las pintorescas viviendas que se suceden frente a frente con el Mediterráneo.

La Gran Mezquita, construida en 1965, es una réplica de la original, destruida en 1554 por las tropas españolas. Es un edificio simple pero elegante. Los no musulmanes podrán acceder al patio fuera de las horas de rezo. En dirección al Cabo de África, en la punta de la península, pasará por el cementerio de los pescadores, con tumbas de un blanco reluciente; y por las antiguas fortificaciones y el puerto antiguo.

Anfiteatro romano El Jem. Esta enorme construcción empezará a sorprenderle antes de llegar, puesto que se divisa a varios kilómetros de la ciudad. Hay pocos monumentos tan impresionantes como este, de similares dimensiones al de Roma. Su estructura, en excelente estado de conservación, se alza con suficiencia sobre las pequeñas viviendas de la localidad, formando un contraste sorprendente. El coliseo fue acabado en el 238dC y actualmente tiene una capacidad para 30,000 personas, superando la población total de la ciudad. En verano, se celebran conciertos y otras manifestaciones culturales. Cuando no está en uso, es posible ascender hasta las gradas superiores y observar el árido paisaje de los alrededores. También puede explorar sus dos pasadizos subterráneos por los que desfilaban gladiadores, leones y prisioneros enviados a una muerte segura sobre la arena. Este monumento, uno de los más valiosos de la roma africana, es Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO y en la actualidad las autoridades hacen grandes esfuerzos para conservarlo.